domingo, 10 de mayo de 2009

Y enmudecio.

Ella vomito todas las palabras
ensucio la mesa del bar
de todo lo que llevaba dentro
no dejo, nada
nada.
Tanto, que se quedo vacía.

El la miro mas triste
que ninguna mirada en el mundo.
y callo.

Obtuvo el poder
de la ultima vocal
que quedo flotando translúcida
en los bordes de su labio pálido

Ella podía leer todavía
la gélida "u" que colgaba como baba
y esperaba que vuelva a tomar su color
para que le diga algo.

El siguió en silencio
sigue en silencio
gano, el poder
de volver a decir
la primera palabra.

2 comentarios:

Alec dijo...

ey vic, había pasado por acá, pero no había prestado atención al talento...

digo... cuánta capacidad de transmitir sensaciones,

"ensucio la mesa del bar
de todo lo que llevaba dentro"

estoy leyendo en voz alta una mirada, dándome una idea, recreándola en mi mente, hasta quizás, sintiéndola en mi corazón.

"El la miro mas triste
que ninguna mirada en el mundo."

Ahora hay que esperar la segunda parte, en cuanto él quiera disponer su poder de enaltecer la primera palabra.

comida china a la una, comida china a las dos, comida china a las tres...

jota dijo...

ufff que fuerte
y creo que lo entiendo demasiado bien

tanto que se forma un nudito pequeño cuando lees...


te adoro hasta la estrella que se llama jacinta